Facebook Twitter Tumblr Close Skip to main content
A Project of The Annenberg Public Policy Center
SciCheck’s COVID-19/Vaccination Project

¿Qué sabemos sobre los orígenes del SARS-CoV-2?


This article is available in both English and Español

Aún se desconoce el origen exacto del virus SARS-CoV-2, el que causa la enfermedad COVID-19. El consenso científico ha sido que probablemente se originó en murciélagos y luego saltó a los seres humanos ya sea directa o indirectamente, a través del contacto con un animal. Tales transferencias zoonóticas han ocurrido anteriormente con los coronavirus responsables del SARS y MERS. Pero al no contar con pruebas de esa transferencia, algunos científicos dicen que se necesita más investigación, y que puede que haya ocurrido un escape accidental de laboratorio, ya sea de un virus desarrollado en forma natural o alterado en el laboratorio. 

El virus es, en efecto, similar a otros coronavirus encontrados en murciélagos. Investigadores en China han dicho que el SARS-CoV-2 comparte un 96% de su genoma con un virus presente en murciélagos. Otros equipos de investigación han identificado muchos otros virus en murciélagos que están más directamente relacionados si se considera la costumbre de los virus de intercambiar pedazos de material genético. Sin embargo, aún no se identifica un virus precursor.  

Un estudio publicado en Nature Medicine en marzo 2020 mostró que SARS-CoV-2 “no es un virus construido en un laboratorio o manipulado intencionalmente”. Los autores, quienes analizaron estadísticas genómicas, dijeron que el virus probablemente se originó a través de “selección natural en un huésped animal antes de la transferencia zoonótica” o de “selección natural en humanos después de la transferencia zoonótica”. 

Los autores dijeron que aunque no se puede descartar la posibilidad de que el virus, producido en forma natural, se escape accidentalmente del laboratorio, ellos “no creen que ningún tipo de hipótesis basada en un laboratorio sea viable”.

Pero el 14 de mayo de 2021, la revista científica Science publicó una carta de 18 científicos pidiendo “más investigación” para determinar el origen de la pandemia. “Ambas teorías, la de un escape accidental desde un laboratorio y la de un salto zoonótico, siguen siendo viables”, escribieron. “Saber cómo apareció el COVID-19 es crucial para informar estrategias mundiales que mitiguen el riesgo de futuros brotes”. 

Sin embargo, muchos científicos expertos en coronavirus consideran el escape de laboratorio poco probable, y el escape de un virus manipulado muy poco creíble, si no imposible.

Los primeros casos de la enfermedad conocidos en humanos ocurrieron a finales de 2019 en Wuhan, China. Autoridades chinas reportaron el brote de un misterioso caso de neumonía a la Organización Mundial de la Salud el 31 de diciembre de 2019. 

Actualizado el 1 de julio: Actualizamos este ítem para agregar información obtenida en nuestra historia sobre los hechos sobre los orígenes del coronavirus.