Facebook Twitter Tumblr Close Skip to main content
A Project of The Annenberg Public Policy Center
SciCheck’s COVID-19/Vaccination Project

Publicación en redes sociales sobre uso de ivermectina en refugiados carece de contexto


This article is available in both English and Español

Compendio SciCheck

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan el uso de ivermectina para tratar infecciones parasitarias en refugiados que llegan a Estados Unidos. Pero en una publicación en las redes sociales la Dra. Simone Gold, quien promueve el uso de ivermectina para tratar el COVID-19, menciona la recomendación de los CDC sin explicar con exactitud la razón por la cual se les da el medicamento a los refugiados. Los CDC han advertido contra el uso de ivermectina para prevenir o tratar el COVID-19.


Historia completa

La ivermectina, un medicamento antiparasitario para humanos y animales, ha sido una fuente de controversia en los últimos meses a medida que más afirmaciones infundadas que aseguran que el fármaco es un tratamiento eficaz contra el COVID-19 van ganando terreno en internet. 

A pesar de la circulación cada vez mayor de estos postulados, la ivermectina no es un tratamiento autorizado contra el COVID-19. Se están realizando estudios sobre la eficacia y seguridad del fármaco. Pero actualmente, los Institutos Nacionales de Salud, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud no recomiendan su uso para tratar el COVID-19 excepto en ensayos clínicos. (Para obtener más información, consulte el artículo de SciCheck: “Ensayos clínicos en curso decidirán si la ivermectina es (o no) segura y eficaz contra el COVID-19”).

Una publicación reciente en Facebook destacó un tuit de la doctora Simone Gold, quien ha promovido el uso de la ivermectina para el tratamiento contra el COVID-19, diciendo que los CDC “oficialmente recomiendan la administración de ivermectina como terapia presuntiva (dar medicamentos sin diagnóstico) para los refugiados”.

Gold continúo: “La FDA la aprobó su uso para humanos en febrero de 1996. La afirmación de los medios de que la ivermectina es sólo un antiparasitario para animales es una mentira rotunda”.

Pero al no indicar por qué la ivermectina es un tratamiento recomendado para los refugiados, Gold puede crear la falsa impresión de que el medicamento se está utilizando para tratar el COVID-19.

En efecto, algunos de los comentarios en su publicación indican que los lectores se llevaron esa falsa impresión. Por ejemplo, una persona comentó: “¿Por qué los CDC se preocupan más por los refugiados que por el pueblo estadounidense?”.

Una muestra de ivermectina en Brasil fabricada por Vitamedic. Ilustración fotográfica de Rafael Henrique/SOPA Images/LightRocket a través de Getty Images

Es cierto que los CDC recomiendan el uso de ivermectina como un tratamiento presuntivo para los refugiados recién llegados para combatir infecciones parasitarias, pero no el COVID-19. La ivermectina se usa para tratar una enfermedad llamada estrongiloidiasis, causada por un parásito común, una lombriz intestinal, en refugiados que vienen de Asia, Oriente Medio, América Latina y partes de África.

La ivermectina está aprobada para uso humano para tratar algunas enfermedades causadas por parásitos como la estrongiloidiasis y la oncocercosis, que también se conoce como la “ceguera de los ríos”.

La ivermectina no ha sido recomendada por los CDC como tratamiento contra el COVID-19. De hecho, el 26 de agosto los CDC emitieron un aviso de salud advirtiendo contra el uso indebido de ivermectina en la prevención o el tratamiento contra el COVID-19.

“Los efectos adversos asociados con el uso indebido y las sobredosis de ivermectina están aumentando, como lo demuestra un aumento en las llamadas a los centros de control de intoxicaciones por sobredosis y más personas sufriendo efectos adversos”, según estipula el aviso de los CDC.

Gold, quien fundó la organización America’s Frontline Doctors, ha hecho declaraciones falsas sobre los tratamientos contra el COVID-19 con anterioridad. Como ya hemos informado, Gold ha promocionado la hidroxicloroquina como una “cura” para el COVID-19 a pesar de que ensayos controlados aleatorios han demostrado que el fármaco no es beneficioso para tratar a pacientes hospitalizados.

America’s Frontline Doctors tiene una página dedicada a promover tratamientos sin aprobación ni probados como alternativas para el COVID-19. (El medicamento antiviral remdesivir es el único tratamiento contra el COVID-19 aprobado por la FDA, aunque la agencia ha otorgado autorización de uso de emergencia a otros).

Traducido por Elena de la Cruz.

Nota del editor: El Proyecto de Vacunación/COVID-19 de SciCheck es posible gracias a una beca de la Robert Wood Johnson Foundation. La fundación no tiene control alguno sobre las decisiones editoriales de FactCheck.org,  y los puntos de vista expresados en nuestros artículos no reflejan necesariamente el punto de vista de la fundación. El objetivo del proyecto es aumentar el acceso a información precisa sobre el COVID-19 y las vacunas, y reducir el impacto de información errónea.