Facebook Twitter Tumblr Close Skip to main content
A Project of The Annenberg Public Policy Center
SciCheck’s COVID-19/Vaccination Project

Aseguradoras sí brindan cobertura a vacunados contra el COVID-19


This article is available in both English and Español

Compendio SciCheck

Las compañías de seguros no rechazan reclamos cuando alguien muere tras vacunarse contra el COVID-19, según la asociación comercial de ese sector American Council of Life Insurers. Pero un mensaje que ha ganado gran difusión en las redes sociales afirma erróneamente que los beneficiarios de una persona fallecida tras recibir la vacuna no pueden recibir pagos por seguros de vida.


Historia completa

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) le ha otorgado la autorización de uso de emergencia a tres vacunas contra el COVID-19, y más de 163 millones de personas en Estados Unidos (casi el 50% de la población total) habían recibido al menos una dosis de la vacuna al 25 de mayo. (Lea los artículos de SciCheck sobre cada una de las vacunas: “Una guía a la vacuna contra el COVID-19 de Moderna”, “Una guía a la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer/BioNTech” y “Guía sobre la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19”).

Pese a esas cifras, y creando consternación en la industria estadounidense de seguros, un mensaje viralizado en Instagram ha difundido la falacia de que los beneficiarios no pueden cobrar la póliza de vida correspondiente a personas que han muerto tras recibir la vacuna contra el COVID-19.

El mensaje, publicado por el usuario texasseceded, dice: “La tía de mis amigos murió recientemente debido a la vacuna contra el COVID. Les negaron la póliza de vida porque … voluntariamente recibió una droga EXPERIMENTAL”.

No pudimos determinar la veracidad de partes de ese mensaje: que la tía de alguien falleciera tras recibir una vacuna contra el COVID-19 o que no hubo pago a una póliza de vida por alguna razón. Pero la sugerencia de que no habrá pago a una póliza de vida debido exclusivamente a la vacuna es falsa.

La American Council of Life Insurers, la cual representa a 280 compañías con el 95% de los activos de la industria de aseguradoras en Estados Unidos, ha rechazado alegaciones falsas similares desde marzo, nos dijo en un correo electrónico Whit Cornman, vocero de ACLI.

“Lo cierto es que las compañías que ofrecen seguros de vida no toman en cuenta si el titular ha recibido una vacuna contra el COVID cuando deciden si pagar un reclamo”, dijo Paul Graham, vicepresidente para desarrollo de pólizas de ACLI, en un comunicado que nos envió por correo electrónico el 21 de mayo.

“Los contratos de las pólizas de vida son muy claros sobre cómo funcionan las pólizas y cuáles causas podrían provocar el rechazo de un reclamo. La vacuna contra el COVID-19 no es una de ellas”, dijo Graham.

Según la organización de consumidores United Policyholders, hay varias razones por las cuales el pago a una póliza de vida puede ser rechazado, tales como mentir sobre el estado de salud en una solicitud o si un titular muere durante los dos primeros años de la entrada en vigencia de la póliza, conocido como el lapso de aceptabilidad.

“Las pólizas de seguros de vida son contratos que establecen específicamente las obligaciones y los derechos de la empresa aseguradora y del asegurado”, nos dijo en un correo electrónico Dave Wood, presidente de seguros en la Escuela Jones de Negocios adscrita a la Universidad Estatal del Centro de Tenesí. “Algunas pueden limitar la causa de muerte a ciertas causas (por ejemplo, muerte accidental o cáncer), pero las pólizas tradicionales no limitan la causa de muerte. Las excepciones incluyen suicidio si ocurre durante los dos primeros años tras la emisión de la póliza y guerra según algunas pólizas más antiguas”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han recibido reportes no verificados de al menos 4.600 muertes en personas vacunadas contra el COVID-19 a través del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) un sistema de alertas para detectar problemas con la seguridad de las vacunas administrado por los CDC y la FDA.

Tal como hemos reportado, múltiples mensajes en redes sociales y sitios web han citado incorrectamente estadísticas brutas del VAERS como prueba de que las vacunas contra el COVID-19 aprobadas causan muertes y problemas graves. Pero cualquiera puede enviar una notificación a VAERS, independientemente de si una vacuna causó el problema o no.

“Una revisión de la información clínica disponible, incluidos los certificados de defunción, informes de autopsias e historias clínicas, no estableció una relación causal con las vacunas contra el COVID-19”, dijeron los CDC. “Sin embargo, hay informes recientes que indican la posibilidad de una relación causal entre la vacuna contra el COVID-19 de J&J/Janssen y una reacción adversa grave y poco frecuente —coágulos sanguíneos con bajo conteo de plaquetas— que ha causado muerte”.

Tal como hemos publicado, reportes de una inusual condición de coágulos, principalmente en mujeres menores de 50 años, llevaron el 13 de abril a la FDA y a los CDC a recomendar “una pausa en el uso” de la vacuna  Johnson & Johnson “como medida de precaución”. 

El Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación, adscrito a los CDC, votó el 23 de abril a favor de reanudar el uso de la vacuna J&J con la advertencia de que puede causar coágulos. Hasta el 24 de mayo, las agencias habían identificado un total de 32 casos entre más de 10,2 millones de vacunas J&J administradas. Según los CDC, hasta el 7 de mayo han ocurrido tres decesos relacionados a los coágulos. 

Graham, de ACLI, nos dijo el 24 de mayo en un correo electrónico que si bien ese organismo ha debido corregir información falsa sobre la cobertura de seguros previamente, no recuerda una alegación parecida a la falacia publicada en Instagram.

“Lo que nos preocupa sobre esta falsedad es que pueda confundir a algunos consumidores y ponerlos a dudar sobre nuestro compromiso con los asegurados y sus familias”, indicó. “Las pólizas de vida están allí para proteger financieramente a las familias si lo impensable llegara a ocurrir”.

En cuanto a la vacuna, Graham dijo que las personas deberían recibirla.

“Las aseguradoras que ofrecen pólizas de vida exhortan a todos los asegurados a mantener estilos de vida y hábitos saludables, y tomar medidas preventivas contra el COVID-19 no es distinto”, indicó. “Lo que más nos importa es que los asegurados sepan que nada sobre el procesamiento de reclamos o sobre nuestro compromiso con ellos y sus familias ha cambiado a raíz de la vacuna”.

Traducido por Luis Alonso Lugo.

Nota del editor: El Proyecto de Vacunación/COVID-19 de SciCheck es posible gracias a una beca de la Robert Wood Johnson Foundation. La fundación no tiene control alguno sobre nuestras decisiones editoriales, y los puntos de vista expresados en nuestros artículos no reflejan necesariamente el punto de vista de la fundación. El objetivo del proyecto es aumentar el acceso a información precisa sobre el COVID-19 y las vacunas, y reducir el impacto de información errónea.